Solomillos de cerdo al roquefort

Receta de solomillos de cerdo al roquefort

solomillos de cerdo al roquefort

Receta de solomillos de cerdo al roquefort

Preparar esta receta de solomillos de cerdo al roquefort, resulta fácil, rápido y delicioso. Es importante matizar que esta receta se puede preparar con solomillos de cerdo, ternera, pavo y pollo, por lo tanto ofrece un abanico de posibilidades en gustos cárnicos. El secreto de esta receta es preparar una buena salsa roquefort, ya que es la esencia del plato. Yo siempre trato de preparar las salsas de forma casera, ya que las industriales están repletas de aditivos, potenciadores del sabor y conservantes. También es importante que independientemente de la carne que usemos en la receta, ésta sea de calidad, ya que una buena carne se nota en el paladar y el resultado final de la receta de cocina.  Esta receta de cocina es ideal para acompañar con una fresca ensalada.

Ingredientes para 4 o 6 personas de la receta de solomillos de cerdo al roquefort

    • Solomillos de cerdo
    • Salsa Roquefort
    • Aceite de oliva virgen extra
    • Sal
    • Pimienta




    Preparación de a receta de solomillos de cerdo al roquefort

      1. Prepararemos la salsa roquefort siguiendo las instrucciones que explico en la receta.
      2. Dejaremos la salsa roquefort reservada en la cazuela u olla, mientras salpimentamos los solomillos de cerdo y dejamos en un plato para freir.
      3. Ponemos un poco de aceite de oliva virgen extra a calentar en una sartén, cuando esté bien caliente vamos añadiendo con cuidado los solomillitos de cerdo salpimentados, vamos dorándolos y añadiéndo a la cazuela con la salsa de roquefort.
      4. Una vez los hayamos terminado, dejaremos en la salsa un ratito que cojan el sabor y se impregnen de ella. Calentaremos un poco antes de servir y a disfrutarlos.




      Receta de solomillos de cerdo al roquefort baja en calorías

      Para preparar la receta de solomillos de cerdo al roquefort baja en calorías, debemos tener en cuenta lo siguientes cambios o modificaciones:

      • Usar nata baja en calorías o leche evaporada, ya que ésta contiene menos grasa.
      • Reducir el aceite de oliva virgen extra en el proceso de freír los solomillos, o asarlos en el horno sin aceite. Como después los vamos a sumergir en la salsa, quedarán jugosos.
      • Usar carne de pavo o pollo que tiene menos grasa y es más digestiva.