Fideua con langostinos y calamares

Fideua con langostinos y calamares

La receta de fideua con langostinos y calamares es un clásico para los amantes de la pasta, ya que se realiza muy rápido y a la vez resulta muy sabrosa. Esta receta la he variado de la receta original que mi madre hacía siempre, y la verdad que me gusta más mi versión. También para los que están preocupados por las calorías, indico unos trucos para convertir esta receta en un plato más ligero, aunque la receta original cuenta con poca grasa y calorías. Lo primero que debemos tener en cuenta para elaborar esta rica fideua con langostinos y calamares, es que el caldo de pescado es mejor hacerlo nosotros, no se tarda nada y además forma parte de la cocción de los langostinos. Aún así, para aquellos que prefieren ser más rápidos y prácticos, pueden usar pastillas de caldo de pescado, pero el sabor no será tan casero y delicioso. Sin duda estamos frente a una de las recetas de pasta más sencillas a la vez que sabrosa.

fideua con langostinos y calamares

La receta de fideua con langostinos y calamares resulta fácil, rápida y muy sabrosa. Realizarla no requiere de altos conocimientos culinarios

Ingredientes para 4-6 personas

Fideua, un par de puñaditos por personas

1 cebolla mediana o media grande

1 kilo de langostinos crudos

1/2 kilo de anillas de calamar

1 trozo de pimiento verde

1 tomate rallado

Una punta de cominos molidos

Aceite de oliva virgen

Sal

Pimentón de la vera

1 hoja de laurel

1 pastilla de caldo de pollo opcional (le potencia el sabor)



Preparación de la fideua con langostinos y calamares

  • Ponemos un cazo con agua y un poco de sal a hervir, una vez esté hirviendo añadimos los langostinos crudos y dejamos que vuelva a hervir, entonces los sacamos, ya que si se dejan demasiado tiempo se pasan y se estropean. Los dejamos enfriando para después pelarlos y añadirlos al final de la receta de fideua con langostinos y calamares.
  • El caldo que hemos obtenido de la cocción de los langostinos, lo colaremos y lo reservaremos, ya que será el fumet en el que se haga la fideua.
  • En una sartén añadimos un chorrito de aceite y sofreimos la cebolla troceada y el pimiento, cuando estén pochaditos añadimos las anillas de calamar troceadas o enteras, eso es a gusto del consumidor, a los 5 minutos añadimos el tomate rallado y seguimos sofriendo unos 5 minutos más a fuego bajo. Una vez cortemos el fuego del sofrito, retiramos la sartén del fuego y añadimos una cucharadita de pimentón de la vera, removiendo para que se mezcle. Este sofrito se añade al caldo reservado y se pone a hervir.
  • Al poner el caldo al fuego para que hierva, se le añade la pastilla de caldo de pollo y probamos de sal, si es necesario se añade una pizca. Las pastilla de caldo es opcional, yo la añado porque le da un sabor intenso y delicioso. También añadimos la pizca de cominos molidos y la hoja de laurel.
  • Una vez empiece a hervir, añadimos la fideua para que se cueza. En unos 10 minutos estará lista, el caldo se habrá consumido y quedará jugosa. En este momento añadimos los langostinos ya pelados y reservados, mezclamos bien y a comer esta rica fideua con langostinos y calamares.




Truco a tener en cuenta en la fideua con langostinos y calamares

Si el caldo que hemos reservado es demasiado, apartaremos el que consideremos necesario para cocer la fideua y que no quede muy caldosa, dejando el resto por si hiciera falta añadir a lo largo de la cocción.

En el caso de usar una pastilla de caldo de pescado en vez de hacer el fumet con los langostinos, la pastilla se disolverá en un litro de agua y se utilizará como el caldo obtenido de la cocción de los langostinos.



Fideua con langostinos y calamares baja en calorías

Para reducir las calorías de esta receta podemos tener en cuenta los siguientes consejos:

  1. Reducir el aceite del sofrito
  2. Eliminar la pastilla de pollo
  3. Utilizar fideua de harina de arroz o de espelta

La receta original no contiene mucha grasa o calorías, pero si tenemos en cuenta estos tres aspectos, reduciremos un poco más el aporte calórico sin reducir excesivo sabor al plato.